Comercio local en tiempos de crisis

En tiempos de crisis la sociedad mexiquense ha salido avante gracias a su fortaleza, fraternidad y unión. Ahora es un gran momento de dejar a un lado la comodidad y demostrar la unidad de los mexiquenses.
Claramente es complicado, pero todo aquello que vale el esfuerzo lo es; dejemos a un lado las tiendas de conveniencia y grandes supermercados que su crecimiento desmedido ya a afectado mucho a nuestra economía local resultando en pequeños comercios enfocados en el auto empleo cerrando, dejando un paisaje abrumador de tiendas de conveniencia por toda la cuidad, farmacias y supermercados en sus presentaciones micro y macro.
Como sociedad nos emocionamos por la llegada de grandes franquicias de comida transnacionales que no nos dan alimentos de calidad ni saludables, pero estamos dispuestos a pagar grandes cantidades por dicha “comida”.
Siendo que en la ciudad tenemos comida mucho más rica y con mayor valor
nutrimental.
Apoyemos a los tacos que tienen una tradición en nuestra ciudad, las hamburguesas que entienden a sus consumidores, los restaurantes con recetas familiares pasadas de generación en generación y lo más importante…. negocios que están empezando. Emprendedores que están poniendo su alma y esfuerzo en hacer crecer sus ideas.
Misceláneas, papelerías, carnicerías, tlapalerías, recauderias, panaderías y un sin fin de negocios que tienen un dueño que vive en la región, que ofrece productos locales y busca proveedores de la zona, genera empleos más estables y fomenta una economía solidaria. Aunque estas grandes cadenas de tiendas de autoservicio o supermercados generan una cantidad de empleo importante, es un empleo temporal y no es bien remunerado no fomenta el comercio justo. ya que ni si quiera existe una regulación de
cuantas tiendas de la misma cadena pueden estar en un perímetro determinado teniendo una enfrente de la otra. Esto hace injusto el libre comercio y ese dinero no se queda en la región, esto no nos favorece.
Hagamos memoria y recordemos cuando consumimos a Don José o Gonzalo de la tienda a la esquina, que no le preocupaba llegar a un número de ventas para ganar comisiones o bonos, que no esperaba a que dieran las 7pm para irse sin importarle nada, que nos fiaba cuando no teníamos sin ningún problema más que nuestra palabra en prenda. Este tipo de dinámicas generaban comunidad.
Ahora estamos en un momento muy importante y delicado como sociedad ya que más que otros tiempos debemos apoyar a nuestra gente y volver a enamorarnos de nuestros sabores y colores, volvamos a crear una identidad como sociedad apoyándonos de nuestro tesoro infravalorado nuestra diversidad mexiquense.
Seamos conscientes en el momento de elegir donde realizar nuestras compras, apoyemos a nuestro comercio local. Fomentemos la riqueza equitativa y justa , así mejoramos la economía de nuestras familias. Los beneficios de esto son inmensos, nosotros mismos podemos curarlo todo podemos saciar todas la injusticias y darle el rumbo correcto a las cosas. siendo selectivos estratégicamente para fortalecer a nuestros municipios y así a nuestro país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *